NOTICIAS

Toma de posesión Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Curacaví

El domingo 12 de marzo Curacaví se vistió de fiesta al recibir al nuevo párroco Pbro. Álex Ponce Pinto.

 

El sacerdote, quien cumplía servicio en Chocalán, se mostró muy contento por el recibimiento de la comunidad parroquial de Curacaví, además de ser acompañado por los fieles de su anterior parroquia quienes le agradecieron su compromiso como párroco.

 

La ceremonia, presidida por Mons. Cristián Contreras Villarroel, contó con la presencia de autoridades locales, encabezadas por el alcalde Juan Pablo Barros, la familia del sacerdote, el nuevo seminarista de la diócesis Jonathan Herrera, además de las comunidades de Chocalán y Curacaví.

 

Luego de la lectura del decreto se dio paso a la eucaristía, en donde el obispo le pidió a la comunidad que cuidaran al sacerdote: “Yo quisiera pedir que al nuevo párroco lo cuiden, sean responsables, exíjanle con caridad, cuando haya que decir algo, apliquen la norma evangélica acércate tú a él, y así, es decir como ha pedido el Papa, vayamos directamente a evitar los problemas, a presentar las dificultades que puedan haber, los dolores que puedan sentir las personas, y a través también de todos los vehículos de participación y comunión que tenemos en nuestras parroquias, en nuestras comunidades, los consejos pastorales, los consejos económicos, los consejos de pastoral juvenil, etc. No caigamos, como pedía el Papa, en los pelambres, por Dios que hacen mal, seamos bien directos al decir las cosas, no calumniemos, no digamos mentiras, tenemos tantas cosas buenas por las cuales jugar, y el centro de nuestra vida tiene que ser siempre la persona de Jesucristo el Señor, Él es el modelo de cercanía, es el modelo de Jesús con el Padre, de fraternidad con sus discípulos, es el modelo de cercanía a los pobres, de cercanía a las mujeres, a las viudas, a los niños, eso es lo que tiene que hacer un párroco junto a sus colaboradores”.

 

Además le encomendó al sacerdote que asista y acompañe a las personas enfermas, especialmente a las familias en los momentos dramáticos de la muerte de un ser querido, “porque ahí tenemos que estar, en esos momentos en que muchas veces se juega la fe y la pertenencia de las personas a la Iglesia”, dijo.

 

Además invitó que cuidaran el trato,  “otra cosa es el trato, junto con los colaboradores más cercanos, es bueno asesorar de cómo tratamos a las personas, por ejemplo una secretaria parroquial es la primera imagen de nuestra Iglesia, una persona que atiende o que trabaja en los servicios de aseo son también una primera imagen de nuestra Iglesia, y tienen una responsabilidad junto al párroco de mostrar esa cercanía, esa acogida que viene la gente a buscar”, dijo.

 

“Y lo otro que me parece importante es la predicación del Evangelio, reflexionar y orar la Palabra, quizás compartirla con los hermanos diáconos, hacer una lectura orante de la escritura y ver como esa Palabra se encarna en el aquí y ahora de esta comunidad parroquial de modo que el Evangelio, la Palabra no pierda su relevancia. El pueblo de Dios se alimenta del pan de la Palabra”, culminó.

 

Luego de la homilía el sacerdote se dispuso a hacer profesión de su fe y a renovar sus promesas sacerdotales frente a su nueva comunidad parroquial, para después recibir de manos del obispo las llaves del sagrario.

 

Al finalizar la celebración el Presbítero dijo unas palabras a la comunidad: “Hoy es un día de agradecimientos, primero agradecerle a Dios por la vocación, por el sacerdocio, porque en mi vida siempre ha estado presente, porque me acompaña día a día, porque lo veo presente en las personas que tuve en mi diario vivir. Quiero agradecer también a mis papás, a mi familia porque son mi apoyo siempre a través del profundo amor de Dios en el día a día. También agradecerle a monseñor, por la confianza en esta nueva misión que me ha encomendado, tanto en esta preciosa parroquia de Curacaví, como también en la Pastoral Familiar diocesana. Agradecer al padre Juan Pablo Miranda, por la misión que realizó en esta parroquia y que continuaré. Agradecer a la comunidad de Chocalán, porque la comunidad es lo que hace al pastor, les quiero agradecer todo el cariño que me entregaron, sus preocupaciones, la cercanía”.

 

Fuente: Comunicaciones Melipilla



Galerias: