NOTICIAS

Inauguración el año escolar 2017

El colegio Sagrado Corazón de Talagante fue escogido como  escenario en el que  los colegios del obispado de Melipilla se reunieron para celebrar  el inicio  del año escolar este 31 de marzo.

 

Estaban presentes los colegios Instituto del Puerto, Papa Juan Pablo II, El Niño Jesús, Helen Lee Lassen, la Escuela Industrial de San Antonio y el Centro Educacional Niño Dios de Malloco, que forman parte de esta red de colegios del obispado de Melipilla.

 

Al  el encuentro fueron invitados Mons. Cristián Contreras Villarroel, obispo de Melipilla; Pbro. Alfredo Miranda Parra, Vicario para la Educación; Pbro. Víctor Fernández Véliz, Vicario General; Pbro. Pedro Tapia Toro, Vicario Pastoral; Pbro. Gustavo Aravena Pavez, párroco de la parroquia Inmaculada Concepción de Talagante y Vicario de Asuntos Económicos y el Pbro Álvaro de la Espada, capellán del colegio Sagrado Corazón.

 

También asistieron directores de las Fundaciones sostenedoras de los colegios dependientes del Obispado de Melipilla  y algunas  autoridades de la provincia de Talagante, encabezados por el Gobernador Provincial Juan Pablo Gómez, y  la jefa del departamento de educación, Pamela Esperguen.

 

El Pbro. Alfredo Miranda  dirigió unas palabras a los  presentes,  en las que expresó su necesidad de “agradecer y tomar conciencia de este tremendo regalo de estar aquí, formar esto, trabajar en comunión y hacer esta red no ha sido fácil, porque  implica una actitud, un desafío y una responsabilidad. En mi condición de Vicario de la Educación y habiendo recibido este cargo, me parecer tan oportuno, tan necesario el trabajar en equipo, se tiene que trabajar en red, es la manera de crecer mejor y esto requiere la mejor colaboración de todos nosotros. No nos mueve otra cosa que colaborar bien con el Estado en el tema de la educación. La Iglesia Católica tiene un derecho y un deber de hacerlo, lo hacemos con alegría y con esperanza, porque en este ámbito nosotros somos renovados y tenemos la posibilidad de poder renovar”.

 

Tres estudiantes del colegio Sagrado Corazón  dieron testimonio  de lo que les ha significado el inicio de este año escolar 2017.  Emiliano Cortés, del primer ciclo dijo que “estaba ansioso por saber si 4º básico es difícil o fácil; me di cuenta que todo era casi igual hasta que me tocó matemáticas, porque eso está difícil”;  Luciana Kulczewski, del segundo ciclo  dijo “les quiero contar que fue muy difícil para mí pasar a este ciclo, pero a la vez estaba ansiosa y preocupada al empezar esta nueva etapa del colegio. Bueno, ahora mi responsabilidad es mayor y me corresponde cada día seguir creciendo como persona y estudiante, tanto por mi y mi familia. Ahora me siento muy contenta y lista para enfrentar este nuevo desafío. Juntos podemos avanzar y tener un precioso futuro. Les quiero dar un consejo que aprendí `todo camino nuevo tiene dificultades, pero siempre podemos superarlas, cueste lo que cueste´”. Finalmente Miguel Martínez,  de 3º medio y  presidente del centro de alumnos del colegio, dijo: “escoger electivos es para la mayoría la gran primera decisión profesional que tomas en tu vida, y no es para nada fácil. Con respecto a lo que me queda en este último par de años, aspiro poder representar a mi colegio como presidente del centro de alumnos este 2017. Se nos avecina un año lleno de desafíos y emociones con importantes decisiones que tomar”.

 

Luego el capellán del Colegio, Pbro. Álvaro de la Espada proclamó el evangelio.  Mons. Contreras V.  en su homilía  señaló que “es una gran alegría que continuemos con esta gran tradición de iniciar todos juntos, todos nuestros colegios con sus directivos, con autoridades de nuestra provincia, el año escolar académico, es un hecho simbólico, pero la vida esta hecha también de simbolismos y son necesarios”. Además agradeció la instancia de encuentro  de los colegios del obispado San José de Melipilla.

 

El obispo invitó a los colegios a trabajar `enredados´, “es bueno compartir en red, no se concibe en los tiempos en que nos toca vivir, la existencia de itinerarios aislados en donde no sepamos de las actividades y experiencias de los demás. Trabajar en red es una muestra de solidaridad y generosidad que tiene como foco la mejora continua sobre la base de compartir lo mejor de nosotros mismos”, dijo.

 

La celebración culminó  con la bendición  de los estandartes de los colegios presentes y  se entregó a cada director un recuerdo  como testimonio  del encuentro  y de la compañía del Sagrado Corazón en sus colegios.

 

Fuente: Comunicaciones Melipilla



Galerias: