NOTICIAS

Vigilia Pascual: Este sábado santo ha sido el día del gran silencio

El Sábado Santo se celebró la Vigilia Pascual, momento en que recordamos que Cristo asciende victorioso del abismo. Fue presidida por Mons. Cristián Contreras Villarroel en la Catedral de Melipilla, al mismo tiempo que Mons. Humberto González – oficial de la Pontificia Comisión de la Santa Sede para América Latina, de visita en Chile-  presidía la celebración en Bollenar.

El día en que se celebra la Resurrección del Señor Jesús, la Iglesia se llena de alegría y gozo al ver que Jesús ha vencido las tinieblas y ha vuelto a la vida.

En la homilía de Mons. Contreras V. mencionó que “este Sábado Santo ha sido el día del gran silencio, hasta hoy hemos acompañado a Jesús desde la cena hasta el sepulcro, pasando por la hora dolorosa de la cruz; en este caminar en su propia persona el Señor nos ha mostrado su solidaridad con la gente que sufre, que padece de tantas maneras. Hemos sido testigos de las personas que hoy son torturadas y deportadas por causa de la fe, así como los que viven en medio de guerras. Nos ha mostrado a los efectos terminales, a los seres humanos en gestación que luchan por nacer, a los que no pueden salir de su pobreza, a todo aquel que necesita de una mano amiga. Estos días santos nos han invitado a peregrinar a las periferias del mundo y del corazón humano” dijo.

“Es la hora de responder ´aquí estoy Señor´. En el silencio de este día la Iglesia nos ha invitado a profundizar el sentido misterioso del pecado entrando en el sepulcro de nuestro corazón y de aquellos en que nuestra humanidad siguen dando cuenta a sus hijos, a sus hermanos. El ser consecuente con la enseñanza de Jesús de que sólo se redime lo que se asume”, expresó el Pastor.

Agregó a la comunidad reunida en la Catedral, que “en la liturgia de esta noche el Espíritu Santo nos hace renacer una vez más, cualquiera sea nuestra edad o condición renovamos nuestro bautismo y recuperamos nuestra profunda debilidad de pie y con el rostro resplandeciente nos unimos a Jesús que desde la muerte nos abre las puertas a la vida eterna, es el día por excelencia en que la misericordia de Dios Padre brilla en el rostro de Jesús, por eso proclamamos con el papa Francisco que Jesucristo es el rostro de la misericordia de Dios, es el rostro que queremos contemplar”.

Asimismo pidió a los asistentes que “seamos cada día como los discípulos de Emaús que en el camino se deleitaron con su palabra y lo reconocieron en la fracción del pan, que no pase un día sin contar con la fe, la esperanza y el amor” culminó Monseñor Contreras.

A su vez Mons. González durante la celebración en Bollenar dijo que “Esta es la noche en que cada uno de nosotros no puede dejar de dar gracias porque el paso de Cristo hace la diferencia en nuestras vidas. La noche en que el pueblo de Israel atravesó todo el desierto guiado por Moisés, pero guiado por el mismo Dios al mismo tiempo, porque no quiere que el pueblo esté sumido en la esclavitud. Es la noche que no podemos perder de vista en ningún instante y que tiene que darnos las fuerzas necesarias para que todo el resto del año 2017 y de aquí en adelante sea un año y una vida que valga la pena vivir, ya no estamos solos, ya la muerte, ya las tinieblas, ya el pecado no tienen la última palabra; la última palabra la tiene Jesucristo el Señor que está perfectamente simbolizado y en medio de nosotros en el cirio que permanecerá tanto en los 50 días de este periodo pascual iluminando, dándonos esperanza, dándonos ánimo, diciéndonos que no estamos solos”, expresó.

 

Fuente: Comunicaciones Melipilla 

Para leer la homilía completa de Mons. Contreras V. haz click aquí



Galerias: