NOTICIAS

Ordenación de siete nuevos diáconos permanentes en la Diócesis de Melipilla.

En compañía de familiares, amigos y la comunidad eclesial, el sábado 12 de agosto, la Iglesia de Melipilla recibió siete nuevos diáconos permanentes.

 

 

Monseñor Cristián Contreras Villarroel, obispo de Melipilla, confirió la ordenación diaconal a siete varones para el servicio de la diócesis. La celebración tuvo lugar en la parroquia Cristo Rey de Llo-Lleo.

 

La mayoría de los diáconos permanentes de la diócesis participó en la celebración,  así como los sacerdotes: Pbro. Rafael Vicuña, Pbro. Pedro Tapia, Pbro. Vicente Véliz, Pbro. Álvaro de la Espada, Pbro. César Campos, Pbro. Gustavo Aravena, Pbro. Manuel Quiroz, P. Mario Morardes O.F.M., Pbro. Alejandro Salazar, P. Tulio Villanueva SCH.P., P. José María Guerrero S.J., P. Javier Santamaría SCH.P, P. José Antonio Agüero SCH.P, quienes acompañaron a los nuevos diáconos en este día tan importante en sus vidas.

 

En su homilía, monseñor Cristián dijo a los nuevos diáconos: “ustedes, queridos hermanos, han respondido al llamado del Señor y esta mañana verán confirmada su vocación por parte de la Iglesia. Hemos escuchado sus nombres, hace solo un momento, se trata de nuestros hermanos Álvaro Ahumada, Raúl Castañeda, Sandro Rojas, Cristian Armijo, Juan Francisco Bustamante, Valericio Díaz y Juan Eduardo Riquelme. Ninguna de estas vocaciones, querida asamblea, ha nacido sola, todos y cada uno de estos hermanos han contado con el apoyo de sus esposas, una de ellas fallecida, con quienes han recorrido el largo camino de su formación. Estos hermanos han recibido el apoyo y reconocimiento de las comunidades en las que han ejercido el servicio de catequistas, de animadores de la comunidad, donde han presidido la oración e impulsado a sus hermanos a la misión evangelizadora. Un rol muy importante en el despertar de sus vocaciones y en el acompañamiento posterior, ha sido el de sus antiguos y actuales párrocos. Una acción sobrenatural y eclesial nos congrega esta mañana, demos gracias a Dios por ello. Es providencial que esta celebración ocurra también en el mes de la solidaridad”, indicó.

 

El nuevo diácono Sandro Rojas, leyó a la asamblea un discurso de agradecimiento a nombre de sus hermanos diáconos, en él señaló que “una parte importante del diaconado es el proceso de formación. Aquí hay personas que nos entregaron mucho más que conocimientos. Su testimonio y perseverancia, apoyo, cariño y amistad fue un don que agradecemos. La entrega constante de Monseñor Jara, del padre Juan Pablo. El celo en la formación de don Roberto, Mercedes y Jorge. En ellos queremos darle las gracias a todos. Que, cada uno de nuestros encuentros formativos, no solo buscaron darnos un conocimiento, sino una experiencia de vida, un caminar con Cristo”, dijo.

 

Fuente: Comunicaciones Melipilla



Galerias: