A UN AÑO DE LA ELECCIÓN PRIORA DEL MONASTERIO CARMELITAS DE PUANGUE

Comparte esta publicación

Luego de pasado un año de la elección de la Hermana María Gabriela del Niño Jesús como Priora del Monasterio de Carmelitas de Puangue, quisimos conversar con ella para conocer cómo ha sido este primer periodo y los desafíos que ven como comunidad por delante.

 

 

“Este ha sido un tiempo de dar las gracias al Señor y a cada una de las hermanas por esta gran confianza y responsabilidad que me han entregado. Ser madre, es estar atenta a cada una de mis hermanas, preocupada de sus necesidades, acompañándonos mutuamente en el amor fraterno y sirviéndonos unas a otras”, explicó.

 

“Como priora, debo estar al servicio de la comunidad preocupada por cada una de sus hijas. Doy gracias a Dios por todo lo vivido este año, el compromiso y la entrega de cada una de mis hermanas y con un espíritu animoso, alegre y esperanzado doy gracias a Dios por lo vivido, por ser Carmelita y por poder servir a nuestra iglesia de Melipilla”, afirmó.

 

“Durante este año, como comunidad hemos estado trabajando en vivir con mayor intimidad nuestros compromisos en nuestra vida de Carmelitas de silencio, de oración, pero con una intención muy especial que es por la Iglesia, las familias y por el mundo. Hemos organizado nuestro caminar comunitario de la mejor manera posible dentro del número pequeño de religiosas que somos, seis hermanas. Lo principal ha sido la reapertura del Monasterio post pandemia. Estamos reabriendo nuestras puertas para acoger a los fieles y peregrinos, la misa ya con público y retomar la vida como era antes del 2019 y a su vez le estamos pidiendo al Señor las vocaciones que Él tiene pensadas para este Monasterio”, agregó.

 

Sobre el mensaje del papa Francisco en el Domingo Universal por las vocaciones, afirmó que “la vocación es un regalo. Lo que tenemos que hacer es preguntarle al Señor para qué nos está regalando vocación. Para ser periodista, educador, para ser sacerdote, religiosa, para formar una familia cristiana. El Señor nos regala la vocación y junto a ello nos regala la gracia y todos los dones, virtudes y cualidades que necesitamos para perseguir y perseverar y ser muy felices en ese llamado”.

Suscríbete a nuestra revista Mensual

"Revista Iglesia en Salida"

Publicaciones similares

Noticias

BOLETÍN PASTORAL FAMILIAR MAYO 2024

Junto al Corazón de Cristo, el corazón del hombre aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino”. -PAPA JUAN PABLO II.

Aporta a nuestro obispado

Seguimos sirviendo, seguimos contando con tu aporte