SÍNODO: “ADORAR A DIOS Y SERVIR AL OTRO”

Comparte esta publicación

Después de varios días de trabajos en comunidad, el pasado domingo 29 de octubre se realizó la misa de clausura de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en la Basílica de San Pedro del Vaticano. 

 

En la oportunidad, el Papa Francisco señaló que “quizás tengamos muchas ideas hermosas para reformar la Iglesia”, pero recordó que adorar a Dios y al prójimo “es la mayor e incesante reforma”.

 

Con la presencia de cerca de cinco mil personas, entre obispos, religiosos y laicos, el Pontífice recordó que “el mandamiento más grande” es amar a Dios “con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu”. Agregó que el segundo mandamiento es semejante al primero y también importante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

 

El Santo Padre advirtió que debemos amar a Dios y “no nuestras estrategias, no los cálculos humanos, no las  modas del mundo, sino amar a Dios y al prójimo; ese es el centro de todo”.

 

En este sentido, explicó que a Dios se le ama a través de la adoración y el servicio. Aclaró que “la adoración es la primera respuesta que podemos ofrecer al amor gratuito y sorprendente de Dios. Sobre todo ahora que hemos perdido el sentido de la adoración”.

 

“El asombro de la adoración es esencial en la Iglesia. Adorar, de hecho, significa reconocer en la fe que sólo Dios es el Señor y que de la ternura de su amor dependen nuestras vidas, el camino de la Iglesia, los destinos de la historia. Él es el sentido de la vida, el fundamento de nuestra alegría, la razón de nuestra esperanza, el garante de nuestra libertad”.

 

Más tarde, subrayó que “quien adora a Dios rechaza a los ídolos porque Dios libera, mientras que los ídolos esclavizan, nos engañan y nunca realizan aquello que prometen, porque son obra de las manos de los hombres”. 

 

“La confirmación de que no siempre tenemos la idea justa de Dios es que a veces nos decepcionamos: me esperaba esto, me imaginaba que Dios se comportaría así, pero me he equivocado. De esta manera volvemos a recorrer el sendero de la idolatría, pretendiendo que el Señor actúe según la imagen que nos hemos hecho de Él”.  

 

Al concluir agradeció la presencia de todos los participantes a la asamblea y expresó su deseo de que “podamos crecer en la adoración a Dios y en el servicio al prójimo”.

Suscríbete a nuestra revista Mensual

"Revista Iglesia en Salida"

Publicaciones similares

Noticias

BOLETÍN PASTORAL FAMILIAR MAYO 2024

Junto al Corazón de Cristo, el corazón del hombre aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino”. -PAPA JUAN PABLO II.

Aporta a nuestro obispado

Seguimos sirviendo, seguimos contando con tu aporte