Una inteligencia artificial como camino de Paz

Comparte esta publicación

Con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, que se celebra el 1 de enero de cada año, el papa Francisco publicó un mensaje sobre las nuevas tecnologías. En este sentido, destacó las “oportunidades apasionantes”, como la mejora del trabajo, de las condiciones de vida de las personas, de los instrumentos médicos y de las interacciones personales.

 

Por otro lado, alertó de los “riesgos graves” como el uso no regulado de las llamadas armas “inteligentes”, el consiguiente peligro de atentados terroristas, fomentando así “la locura de la guerra” o las intervenciones destinadas a desestabilizar las instituciones legítimas de gobierno, llegando por ejemplo, a condicionar las elecciones políticas.

 

El Santo Padre afirma que en la medida que la ciencia y la técnica contribuyan “a un mejor orden de la sociedad humana, conducirán a la mejora del hombre y a la transformación del mundo”. Por el contrario, este mismo mundo “no necesita realmente las nuevas tecnologías para contribuir al desarrollo inicuo del mercado y del comercio de armas, fomentando la locura de la guerra. Al hacerlo, no sólo la inteligencia, sino el corazón mismo del hombre, correrán el riesgo de volverse cada vez más artificiales”.

 

En su mensaje, Francisco aplaude los “extraordinarios logros de la ciencia y de la técnica”, gracias a los cuales “se han remediado innumerables males que afligían la vida humana y causaban grandes sufrimientos”. Al mismo tiempo, esos avances tecnocientíficos  “están poniendo en manos del hombre un vasto abanico de posibilidades”, y algunas -advierte el Papa- pueden representar “un riesgo para la supervivencia y un peligro para la casa común”.

 

“La libertad y la convivencia pacífica se ven amenazadas cuando los seres humanos sucumben a la tentación del egoísmo, del interés propio, del afán de lucro y de la sed de poder”, afirmó.

 

Por tanto, según el Papa, las aplicaciones técnicas más avanzadas deberían utilizarse “para allanar los caminos de la paz”.
“Desde un punto de vista más positivo, si la inteligencia artificial se utilizara para promover el desarrollo humano integral, podría introducir importantes innovaciones en la agricultura, la educación y la cultura, una mejora del nivel de vida de naciones y pueblos enteros, el crecimiento de la fraternidad humana y la amistad social”, subraya el Pontífice.

 

En un espacio como la web, sobrecargado de información, las tecnologías “pueden estructurar el flujo de datos según criterios de selección no siempre percibidos por el usuario”. Los riesgos son reales y pueden afectar a la vida de “personas de carne y hueso”.

 

“Tampoco es suficiente suponer, por parte de quienes diseñan algoritmos y tecnologías digitales, un compromiso de actuar ética y responsablemente. Por eso es necesario reforzar o, en caso necesario, crear organismos encargados de examinar las nuevas cuestiones éticas y proteger los derechos de quienes utilizan formas de inteligencia artificial o se ven afectados por ellas”, enfatizó.

 

Fuente: www.vaticannews.va

Suscríbete a nuestra revista Mensual

"Revista Iglesia en Salida"

Publicaciones similares

Noticias

BOLETÍN PASTORAL FAMILIAR MAYO 2024

Junto al Corazón de Cristo, el corazón del hombre aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino”. -PAPA JUAN PABLO II.

Aporta a nuestro obispado

Seguimos sirviendo, seguimos contando con tu aporte