CONGREGADOS POR CRISTO Y LLAMADOS A LA VOCACIÓN

Comparte esta publicación

Querida comunidad reciban mi afecto y bendición en lo que ya llevamos de avanzando en este 2023. Los llamo comunidad porque es así como Dios nos ve y quiere vernos. Lo sabemos, lo vivimos y lo renovamos en la charla que ofreció el psicólogo Rodolfo Nuñez en el inicio del Año Pastoral.

 

Él nos ilustró cómo leer la evolución humana desde el amor de Dios la cual nos lleva a vivir en comunidad. En esa oportunidad nos recordó la importancia que tiene la labor que cada uno realiza en la pastoral, en la casa, en el trabajo o donde transcurre la vida cotidiana.. Ser apóstol propagando el amor de Dios a través del propio testimonio.

 

Es en esa misión de oración y práctica cristiana, donde se despierta la fe de la mano del Espíritu Santo. No podemos olvidarnos de esto, para ser discípulos y misioneros de Jesucristo.

 

Ser y hacer comunidad es un imperativo cristiano. También lo es el llamado al sacerdocio y a la vida religiosa. Pero no es el único estado de vida al que nos invita Dios. También está la vocación al matrimonio, la persona consagrada, la vocación de servicio vivida desde el propio oficio o profesión ofrecida con amor, dedicación a toda la sociedad como Jesús lo haría si estuviera en los zapatos de un profesor, una enfermera, un emprendedor, agricultor, dueña de casa y tanto otros ejemplos como los testimonios que incluimos en esta edición.

 

Estemos atentos a la vocación que Cristo nos invita hoy; los animo a pedir en oración, a estar disponibles a lo que Él tenga que decir a cada uno de nosotros.
No olvidemos que “la caridad de Cristo nos urge” (2 Corintios 5, 14) y para cumplir nuestra misión acudimos a la Virgen María y a San José, nuestro patrono, para que nos ayuden a hacer del amor la suprema norma de toda nuestra vida.

 

+ Cristián Contreras Villarroel Obispo de Melipilla

Suscríbete a nuestra revista Mensual

"Revista Iglesia en Salida"

Publicaciones similares

Noticias

BOLETÍN PASTORAL FAMILIAR MAYO 2024

Junto al Corazón de Cristo, el corazón del hombre aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino”. -PAPA JUAN PABLO II.

Aporta a nuestro obispado

Seguimos sirviendo, seguimos contando con tu aporte