HISTORIAS DE VOCACIÓN: TESTIMONIOS DE ENTREGA, GENEROSIDAD Y COMPROMISO

Comparte esta publicación

Por el Padre Gonzalo Castro, SJ

 

Desde los confines de la Amazonia hasta las calles de Padre Hurtado, mi vida como sacerdote jesuita ha sido una odisea de descubrimiento, servicio y amor.

 

Nací en Santiago en 1987, en una familia amorosa y numerosa. Desde temprana edad, fui moldeado por la influencia de una educación católica y el calor de una comunidad comprometida.

 

Mi devoción por la fe y mi pasión por el servicio social tomaron forma durante mis años en el colegio Monte Tabor y posteriormente en el San Ignacio El Bosque, donde conocí la espiritualidad ignaciana y descubrí el horizonte de ser un contemplativo en la acción.

 

La semilla de mi vocación comenzó a madurar durante mis estudios de Ingeniería Civil en la Universidad Católica. A través de mi compromiso con la CVX jóvenes y mi trabajo en poblaciones marginadas, sentí el llamado de Dios resonar cada vez más fuerte en mi corazón. Mi admiración por la belleza y la complejidad del universo, reflejada en la naturaleza y la astronomía, profundizó mi conexión con la fe y el servicio, enraizando mi compromiso con la justicia social.

 

El punto de inflexión llegó cuando decidí vivir una experiencia de inserción comunitaria para jóvenes universitarios. Ahí experimenté una profunda certeza vocacional: un llamado a vivir consagrado al servicio de la fe y la promoción de la justicia.

 

Con esta convicción arraigada, ingresé al Noviciado en Melipilla en marzo de 2010, comenzando así mi camino hacia el sacerdocio. Los años siguientes me llevaron a través de un viaje de formación tanto académica como espiritual. Desde colaborar en la pastoral juvenil de la Catedral de Melipilla hasta estudiar Filosofía y Humanidades en la Universidad Alberto Hurtado, y luego dentro de mi trabajo pastoral en el Colegio San Luis de Antofagasta, mi compromiso con la fe y el servicio nunca vaciló.

 

Sin embargo, fue mi experiencia en Brasil la que dejó una marca indeleble en mi corazón y en mi ministerio. Durante mis estudios de teología en Belo Horizonte, me sumergí en la realidad social y espiritual de la Amazonía, encontrando inspiración en la sabiduría y el testimonio de las comunidades indígenas y ribereñas.

 

Hoy en día, como vicario en la parroquia San Ignacio de Loyola, en Padre Hurtado, encuentro un espacio de paz interna y gratitud en la comunidad parroquial. Mi labor pastoral se centra en escuchar, acompañar y apoyar a las personas en su camino de fe, aprendiendo de ellas y profundizando mi vocación de pastor.

 

Mi historia vocacional es un testimonio de entrega, generosidad y compromiso con los más vulnerables, inspirando a otros a seguir el llamado de Dios en sus vidas. Continúo mi camino con la convicción arraigada de encontrar el corazón de Cristo en cada experiencia y en cada rostro que encuentro en mi camino.

Suscríbete a nuestra revista Mensual

"Revista Iglesia en Salida"

Publicaciones similares

Noticias

BOLETÍN PASTORAL FAMILIAR MAYO 2024

Junto al Corazón de Cristo, el corazón del hombre aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino”. -PAPA JUAN PABLO II.

Aporta a nuestro obispado

Seguimos sirviendo, seguimos contando con tu aporte