Miércoles de ceniza en diócesis de Melipilla

Comparte esta publicación

 

El pasado 22 de febrero al mediodía se celebró en la Catedral de Melipilla la Misa del miércoles de Ceniza, presidida por monseñor Cristián Contreras Villarroel, junto a un diácono y cinco ministros que impusieron las cenizas a una asamblea de cerca de 300 personas.

 

En su homilía don Cristián recordó que con esta celebración “comenzamos un tiempo de gracia del Señor” que llamamos de diversas maneras: Tiempo de Cuaresma, señalando los cuarenta días de este tiempo; tiempo oportuno; “les suplicamos en nombre de Cristo: Déjense reconciliar con Dios” (2 Corintios. 5, 20); tiempo de conversión: Dios se vuelve nuevamente a nosotros y nosotros, pecadores, nos convertimos al llamado de nuestro Dios (Profeta Joel); tiempo de una nueva oportunidad, de un nuevo comienzo que culmina con la renovación bautismal; o simplemente, tiempo de Misericordia”.

 

Explicó además que “la enseñanza de Jesús va contra la cultura dominante. En su tiempo había que demostrar que uno es “justo”, es decir, que cumple con la ley de Dios. Pero este empeño se deforma buscando la aprobación de los hombres, quedando de lado la auténtica voluntad de Dios. La “justicia” o lo “justo” ante Dios, será para el discípulo responder en conciencia a lo que el Padre manifiesta en su Hijo”.

 

“El Señor nos invita a creer en el secreto de Dios: “Y Dios que ve en lo secreto, te recompensará”. Se refiere a nuestras obras, pero es bueno que recordemos también que Dios Padre, rico en misericordia, nunca dejará de escuchar a los humildes y personas de contrito corazón que reconocen sus pecados y le expresan sus necesidades más dramáticas”, destacó don Cristián.

 

El obispo recordó también que tres son las acciones cuaresmales: “limosna, oración, ayuno. La limosna nos llama a compartir los bienes. La oración nos llama al dominio de la voluntad y ser obedientes. El ayuno nos llama al dominio del cuerpo, buscando la pureza que nace del corazón”.

 

“La Cuaresma es una invitación a creer en Dios que ve en lo secreto y nos recompensará. Dicho de otra manera, es una invitación a vivir intensamente las obras de misericordia, las corporales y las espirituales, no sólo individualmente sino en comunidad”, puntualizó.

 

En la oportunidad hizo mención a una muestra, “falsamente artística, promovida por instancias de este gobierno que ofende a la Virgen del Carmen. Esto es inaceptable y les he pedido a los sacerdotes, a los diáconos permanentes, religiosas, comunidades parroquiales que hagamos un signo de reparación a la Madre de Chile, a quienes honraron los padres de la patria”. 

 

Para concluir invitó, en este caminar de la Cuaresma, a no olvidar a la Virgen María. “Pidámosle que vuelva a nosotros sus ojos misericordiosos… y nos muestre a Jesús, el fruto bendito de su vientre”.

 

Suscríbete a nuestra revista Mensual

"Revista Iglesia en Salida"

Publicaciones similares

Celebraciones*

HA NACIDO EL NIÑO JESÚS

Con gran alegría de devoción las distintas comunidades de la diócesis celebraron la fiesta de Navidad. En cada parroquia se colocaron hermosos pesebres, algunos de

Celebraciones*

POSADAS NAVIDEÑAS EN TALAGANTE

Por segundo año consecutivo la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Talagante, y por iniciativa de su párroco el padre Carlos Cabezas Jiménez, se realizaron

Aporta a nuestro obispado

Seguimos sirviendo, seguimos contando con tu aporte