UN LLAMADO PARA ORAR POR MUCHAS SANTAS VOCACIONES EN NUESTRA DIÓCESIS

Comparte esta publicación

Por el padre Manuel Quiroz, miembro de la Comisión de Pastoral Juvenil y Vocacional de la diócesis de San José de Melipilla.

 

Nuestra comisión está integrada por dos religiosas, la Hermana Flor María Garrido, la Hermana Luz Adriana Librero, el seminarista Miguel Ángel Aguilera y también el Secretario Ejecutivo de la Pastoral Juvenil y Vocacional, Nicolás Osorio.

 

Como equipo, se nos ha pedido poder animar la vida de los jóvenes al encuentro con el Señor y que desde ahí podamos ayudarles al buen discernimiento de su vida vocacional. Por eso, nuestra tarea como comisión es ir generando durante este año distintos espacios, encuentros de oración, retiros y reflexiones para ayudar a nuestros jóvenes a que puedan realizar este discernimiento.

 

Para nosotros, como iglesia diocesana de Melipilla, la falta de vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa es una preocupación, es algo que nos inquieta. Por eso, también como comisión queremos invitar, y aprovecho el espacio, para que toda la comunidad diocesana de Melipilla se una los días jueves a un momento de oración transmitido por las redes sociales, de 21:30 a 22:00 horas. La idea es tener un momento de oración por las vocaciones, de poner a los pies del Señor esta necesidad de nuestra iglesia diocesana y de nuestra iglesia en general, para que el Señor nos regale muchas y santas vocaciones.

 

Hoy todos sabemos que tenemos muy pocas vocaciones religiosas y a la vida sacerdotal. En nuestra diócesis, tenemos dos seminaristas por los cuales tenemos que seguir rezando, ofreciendo nuestra vida también, para que el Señor les fortalezca ese llamado. De nosotros depende que muchos más jóvenes se atrevan a dar un sí al Señor, este sí que es un proyecto en el tiempo que se sustenta para toda la vida. Es un proyecto que cambia el corazón del hombre, cambia nuestra forma de ver la vida, que realmente nos reconcilia, nos invita a vivir con el Señor.

 

También debemos rezar por la perseverancia. Frente a una cultura de lo inmediato, del aquí, del ahora, el camino vocacional es un sí al Señor que se va prolongando todos los días, al igual que el sí que dio San José para ser el padre adoptivo de Jesús, el sí de la Virgen y el sí de tantos santos y tantos hombres y mujeres de fe que han dado un sí al Señor y han construido la Iglesia.

 

Por eso, queridos hermanos, quiero invitarlos a rezar por las vocaciones, a encomendar al Señor que nos regale vocaciones para nuestra iglesia diocesana de Melipilla. Pidamos al Señor que pueda llegar al corazón de tantos jóvenes que a veces son hijos, sobrinos o nietos, a los pies del Señor en la adoración para que el Señor despierte en ellos esta hermosa vocación. Que el Señor los bendiga mucho y sigamos unidos en la tarea con toda la Iglesia.

 

Suscríbete a nuestra revista Mensual

"Revista Iglesia en Salida"

Publicaciones similares

Noticias

BOLETÍN PASTORAL FAMILIAR MAYO 2024

Junto al Corazón de Cristo, el corazón del hombre aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino”. -PAPA JUAN PABLO II.

Aporta a nuestro obispado

Seguimos sirviendo, seguimos contando con tu aporte